• Juan Ignacio Riquelme

La muralla islandesa

Actualizado: 4 de abr de 2019


Rusia 2018 | Argentina 1-1 Islandia


La muralla islandesa


Argentina chocó con Islandia en el debut mundialista. Buscó e intentó todo el partido, y hasta tuvo oportunidades para ganarlo, pero no pudo quebrar a los europeos. Ni siquiera Messi desde los doce pasos.

16 de junio de 2018


La selección tuvo una tarde para el olvido en Moscú. Ni la expectativa generada por la espera de cuatro años, ni el aliento ensordecedor de las más de 20.000 almas argentinas que coparon el Spartak Stadium. Ni siquiera el hecho de haber comenzado ganando desde temprano el encuentro con ese golazo de Sergio Agüero a los 19 minutos del primer tiempo. Nada de eso despertó a una Argentina que pareciera seguir en la etapa de preparación y no haberse dado cuenta que la Copa del Mundo ya comenzó. Tampoco quitó de foco a los Islandeses, que siempre se mantuvieron fieles a su libreto, apelando al rigor físico e implementando el mismo sistema táctico y la misma estrategia ya sea empatando o perdiendo.


Quizás fue la falta de ritmo (recordemos que el último fue vs. Haití el 29/5 en la despedida en La Bombonera). Quizás fueron los nervios por ser el primer partido del mundial (había 4 debutantes -Caballero, Salvio, Tagliafico y Meza- y varios que llegaban cuestionados -Rojo, Mascherano, Biglia,Di María, Agüero, Higuaín, entre otros). Quizás, fue simplemente una mala noche. El problema es que la Copa del Mundo ya empezó. Y no te espera.


Todo esto, sumado a que Islandia llegó dos veces y capitalizó una de ellas, tan sólo cuatro minutos de haberse puesto en ventaja, hizo caer a la selección en ese laberinto propuesto por Heimir Hallgrímsson, dentista en actividad y DT de los nórdicos.


Fallas defensivas, un arquero con más dudas que certezas, un mediocampo inactivo, y un Messi que si bien fue el más peligroso y el que mas intentó, no terminó de estar del todo lúcido y redondear una de sus tardes brillantes a las que nos tiene acostumbrados, fueron algunas de las razones por las cuales Argentina no pasó del empate ante una ordenada pero limitada Islandia. Ellos, siempre bien parados con sus dos líneas de cuatro y Gilfy Sigurdsson, su estrella, flotando, no bajaron la intensidad en ningún momento, replegándose bien atrás y saliendo disparados como flechas en cada contra cuando se presentaba la posibilidad. Sin embargo, las individualidades y la esperanza de contar con el mejor jugador del mundo -una vez más- permitían soñar con una victoria albiceleste.

Lamentablemente, esa fé no se pudo trasladar al resultado final y se perdieron dos puntos que eran muy importantes y necesarios para comenzar con tranquilidad el torneo.


Esperemos que el próximo jueves, cuando la selección enfrente a Croacia desde las 15.00 hora argentina en Nižny en lo que será el partido clave para la clasificación, el equipo despierte y vaya por la gloria que se merece. Todavía

estamos a tiempo.


Agüero festeja el gol con el que Argentina abrió el marcador. Fue su primero en tres mundiales.

El rigor físico de los islandeses se hizo sentir en cada jugada.

26 vistas0 comentarios