• Juan Ignacio Riquelme

La importancia de creer en un funcionamiento

Actualizado: 4 de abr de 2019


Rusia 2018

La importancia de creer en un funcionamiento




21 de junio de 2018


¿Alguna vez se detuvieron a pensar en qué es realmente el funcionamiento, para qué sirve y qué significa para un equipo –cualquiera sea el deporte-? ; Está claro que muchas veces resulta difícil explicarlo, pero se hace sencillo y notorio tras la durísima derrota sufrida ante Croacia, que desnudó de pies a cabezas todas las falencias del seleccionado argentino.


El funcionamiento es lo que sostiene la idea; Esa hoja de ruta a la cual acudir en momentos de incertidumbre, donde las cosas no salen y el equipo entra en una zona de duda. Es decir, significa tener un fuerte compromiso y estar convencido de lo que se trabaja día a día, con el pensamiento que el técnico pregona, para no bajar la guardia, quedar en blanco, y encontrar una forma de retomar el camino deseado. De ahí la importancia de tener un plan y creer en él.


Y es justamente eso lo que ocurrió con Argentina ante Croacia. La selección había redondeado un primer tiempo aceptable, en el que no sufrió sobresaltos ante el rival más difícil del grupo. El trámite era parejo y parecía estar al alcance de la mano, pero el insólito error de Wilfredo Caballero desmoronó por completo a un equipo que no encontró respuestas anímicas ni futbolísticas para tratar de volver al partido y revertir el escenario.


El equipo nunca tuvo una idea a la cual ajustarse, principalmente por la confusión que envuelve a su entrenador, Jorge Sampaoli, quien parece perdido hace meses, como abrumado por la situación, y no tiene claro el rumbo. El mejor ejemplo es el caso Enzo Pérez; no por caerle al mediocampista de River –quien gracias a su personalidad y trayectoria terminó redondeando una aceptable presentación-, sino porque lo puso en el once titular en el partido clave y de mayor complejidad del grupo, cuando en un principio lo había dejado fuera de la lista de 23 convocados al Mundial. Todo un símbolo de que algo no anda bien, sumado a que vive improvisando jugadores en puestos que desconocen o no desempeñan con frecuencia en sus clubes, pidiéndoles que realicen funciones a las cuales no están acostumbrados o nunca antes habían hecho.

Todo esto el jugador lo percibe, analiza y procesa; nada bueno puede salir de ese cocktail. La selección desembarcó en Rusia sin estar convencida de una idea, más bien sin conocerla debido a los constantes cambios del DT, lo que lleva a una falta de confianza por parte de los jugadores, que no se sienten protegidos y contenidos por un plan a desarrollar. Luego, los malos resultados se encargan de desnudar la ausencia de planificación.


Hay que decir también que la -¿desafortunada?- acción de Caballero, que ya había tenido dudas en varias oportunidades en jugadas similares durante el mismo encuentro y en los amistosos previos de preparación, terminó siendo un factor clave ya que hundió la moral del equipo y llevó a una desidia general y al colapso deportivo.


Párrafo aparte para el triste partido del diez, del mejor jugador del mundo. Aquel detrás de quien nos encolumnamos en busca de ese sueño durante tantos años esquivo, que es alcanzar la tercer estrella de nuestra rica historia; Porque si bien el equipo y la coyuntura en general no lo ayudan, hoy se vio la peor versión del capitán argentino. Tímido, desganado, abatido. Desde aquella imagen cuando sonó el himno nacional tapándose la cara con la mano y con la cabeza gacha en un claro signo de preocupación, como si supiera lo se vendría, hasta el final del encuentro, con una postura de resignación total, imagen que resumía a la perfección la decepcionante actuación de un Messi anulado, sin rebeldía en ningún momento y visiblemente afectado por la certera posibilidad de quedar afuera de la Copa del Mundo, su gran anhelo, más rápido de lo esperado.


Un nuevo traspié, tras el empate con sabor a derrota en el debut frente a Islandia, que evidentemente no significa solamente perder tres puntos y quedar cerca del Knock Out en primera ronda del Mundial, sino que es un llamado de atención al mal momento que atraviesa el fútbol argentino en su totalidad, empezando por los institucional y dirigencial, intentar hacer un análisis profundo de la situación general que atraviesa nuestro fútbol, para conocer con auténtica veracidad cuales son nuestras debilidades, ver en donde estamos realmente parados en relación a las demás potencias mundiales, y trabajar en base a ello.

0 vistas0 comentarios